El estudio

-Buenos días a todos y todas, mi nombre es W, espero que estéis genial…- Se extiende un leve murmullo por la sala, pero W solo se coloca mejor las gafas y sonríe ampliamente, parece que le divierte la situación –… seguro que os estaréis preguntando por qué estáis aquí.- No sabes si sientes alivio porque por fin te van a resolver todas las dudas que te llevan rondando por la cabeza desde hace días, o miedo por conocer las respuestas.

-Habéis sido cuidadosamente escogidos para probar un nuevo producto, una tecnología avanzada que necesitamos que sea testeada por los mejores. Ahora, por favor, sentaos en grupos de cuatro personas.- Miras a tu alrededor: a la derecha una chica pelirroja que no parece muy convencida con el filtro que le está poniendo a la foto que acaba de sacar con el móvil; a tu izquierda un joven inquieto tecleando rápidamente en el ordenador portátil, tomando nota de cada palabra de la explicación. Sonríes entre incómoda y tímidamente. Por detrás del joven se asoma una chica bajita con el pelo corto y revuelto, que te saluda apasionadamente con la mano.

Sientes la emoción de W cuando habla, definitivamente, se está divirtiendo con el momento. –Tendréis que realizar unos ejercicios… o más bien, superar una serie de pruebas, como a mi me gusta llamarlo…- Te cuestionas por un momento el por qué de tanto misterio ¿será algo secreto? o peor ¿peligroso? ¿y si me estoy metiendo en un lío? te tranquilizas riéndote de tus propios pensamientos… definitivamente tanta ciencia ficción te está pasando factura. W continúa con la explicación mientras os reparten unos folios aparentemente en blanco: – … tendréis que analizar diferentes supuestos y comparar estrategias de comunicación usando la tecnología que os proporcionamos, os encontraréis con retos de estudio de territorios de contenido que tendréis que resolver en un máximo de treinta minutos. Debéis entregar los resultados cuando el tiempo termine. Ahora podéis darle la vuelta a los folios y empezar a descubrir. Buena suerte.- Se despide con una sonrisa traviesa y abandona la tarima de un salto. Tú y tu particular grupo os miráis antes de darle la vuelta al papel.

Leer capítulo anterior                                                     Leer siguiente capítulo