¿Quién eres?

Sientes que alguien te está mirando. Examinas a cada una de las personas que están en tu vagón y de repente te das cuenta: unos ojos escondidos tras unas enormes gafas se asoman por detrás de un periódico y se clavan en ti. Piensas la de gente rara que va a veces en el metro… Bajas un poco la mirada y te fijas en la portada: toda la hoja está completamente en blanco a excepción de unas letras gigantes que escriben el titular: “Hoy es el primer día de tu contenido”.

Recuerdas ese correo tan misterioso que te llegó hace ya un par de viernes. No has dejado de pensar en él: en qué será, el porqué te lo han mandado a ti, en si serás la única persona a la que se lo han enviado… Sería engañarte si dijeses que no te hace algo de ilusión e incluso te entran los nervios al pensarlo. Sacudes la cabeza como queriendo alejar esos pensamientos, hace días que ya decidiste rechazar formalmente la invitación… tienes demasiadas cosas que hacer y poco tiempo en general… te viene el recuerdo de tus plantas del salón, que llevan semanas sin ser regadas, al final tu madre va a tener razón y se te van a morir. Levantas la vista de la portada del periódico y te encuentras con una enorme sonrisa… ¿quién es?

Mientras la megafonía anuncia la siguiente parada, ves como cierra el periódico y se levanta rápidamente dándote tiempo para observar un poco mejor: lleva una camiseta verde, unos vaqueros desgastados y unas chanclas, las gafas son tan grandes que le hacen los ojos enanos y tiene un aire empollón e incluso algo friki; sin embargo, su manera de vestir y el pelo algo alborotado te hace gracia, decides que esa personita tan extraña te cae bien.

Antes de salir del metro, pasa por tu lado, te mira detenidamente y te susurra: -Tienes que ir, es el primer día.- Te quedas de piedra mientras ves cómo desaparece por el andén.

Leer capítulo anterior                                                               Leer siguiente capítulo